Últimas tendencias en envases plásticos para snacks

El poder de la atracción
 Los productos conocidos como “snacks” (aperitivos, galletas, frutos secos, etc.) son de los más populares que existen en los supermercados y presentan un volumen de venta tangible.
 
En este tipo de productos es muy importante el envase utilizado y su diseño atractivo para captar la atención del consumidor. En este reportaje, se analiza cuál es el envase que se está imponiendo actualmente en el mercado y por qué, así como los materiales más utilizados. También es necesario abordar cuáles son las principales exigencias de los envasadores. Por último, hablaremos de las últimas tendencias e innovaciones que presenta este sector y que, sin duda, marcarán su futuro más inmediato.
 
Tipos de envases
Aunque los formatos que normalmente nos encontramos en este sector son bolsas de material flexible, existen también envases rígidos. Fundamentalmente, los tipos que predominan en el mercado son:
 
-  Bolsas VFFS (también se les conoce como bolsas tipo almohadilla, o de tres soldaduras): son formadas por el cliente con bobinas de material flexible (ya sea impreso o no) en máquinas de llenado vertical. Es la opción más económica y más utilizada en snacks y frutos secos, permite altas propiedades barrera (luz, oxígeno, MAP), facilidad de transporte y uso on-the-go. El principal inconveniente es la menor protección del contenido. 
 
-  Bolsas preformadas stand up: Bolsas que se pueden servir ya preformadas o las puede formar el cliente dependiendo de su maquinaria. Es un formato más innovador y atractivo que el anterior. Ayudan al almacenaje y mejoran la visualización del producto en el lineal, ya que se quedan de pie y pueden presentar cierres como Zipper. Es el tipo de envase que más está triunfando en la actualidad.
 
“El envase flexible tipo stand up o fondo estable se impone cada vez más en el sector de snacks, principalmente por el atractivo de su forma que le permite diferentes siluetas y diseños. El producto colocado en la estantería se diferencia mejor de sus competidores, y la estabilidad del envase y su perfil superior plano facilitan el almacenamiento en la despensa del cliente final, motivo por el cual los consumidores optan cada vez más por adquirir marcas de snacks con este tipo de packaging”, resumen desde el centro tecnológico AITIIP.
 
Fondo rígido con tapa flexible: Aunque es menos común, también se usan fondos de lámina rígida termoformada junto a una tapa superior flexible impresa. Estas bandejas pueden presentar formas y compartimentos que ayuden al consumidor a utilizar el producto. Este formato presenta mayor consistencia y protege mejor el contenido. Normalmente tiene un fondo sin decoración (transparente u opaco) y permite altas propiedades barrera (luz, oxígeno, MAP). La desventaja es su menor facilidad de transporte y uso on-the-go.
Fondo rígido con tapa rígida: normalmente es transparente, permite ver la totalidad del contenido, pero no permite altas propiedades barrera al no estar termosellado (cierre mecánico que no proporciona estanqueidad). Por ello, sólo se recomienda para productos muy poco perecederos o corta vida útil. Menor facilidad de transporte y uso on-the-go, aunque mayor protección del contenido al tener sistema de apertura y cierre.
 
 
Sistemas de envasado
 
Los principales sistemas de envasado de snacks y frutos secos son:
 
Llenado vertical (sistema automático): son las máquinas más usuales y los diferentes modelos se parecen mucho entre sí. De estructura vertical, dosifican el producto por arriba y las bolsas se forman a través de un cuello o aleta que guía el material a través de un tubo formador del envase. “Son máquinas muy rápidas, de elevado rendimiento, por lo que los materiales a emplear deben de tener la característica de enfriarse rápidamente, para que cuando caiga el producto no se abra la bolsa (hot-tack)”, enfatizan expertos de la compañía SP GROUP. Es típico de las bolsas VFFS.
 
-  Máquinas termoformadoras y termosellado (sistema semiautomático): son utilizadas para las bandejas. Estas máquinas transforman las láminas rígidas de plástico mediante calor en la forma del molde sobre el que se coloca. Una vez que los fondos han sido formados, se llenan con el producto y se cierran mediante la aplicación de presión y calor a un film plástico, la tapa del envase. Es habitual para los envases tipo stand up.
 
Sistema manual: se coge la bolsa y se mete el producto a mano y se cierra. Es el más barato y es habitual en empresas que acaban de empezar. Se fabrican a medida para cada cliente, según las necesidades y características especificadas.
 
“Para los envases rígidos, lo normal es utilizar llenadoras más termoselladoras, o simplemente llenadoras. Es un proceso muy manual en muchos casos”, aclaran desde el fabricante de film KLÖCKNER PENTAPLAST.
 
Como recomendación generalizada para las empresas del sector, el centro tecnológico AITIIP aconseja, para la seguridad y la conservación de este tipo de productos en condiciones óptimas, realizar el llenado en un equipo que disponga de un sistema de dosificación adecuado, para que el envasado ofrezca total garantía.
 
La posibilidad de tratar el producto en atmósfera controlada a través de la inyección de nitrógeno para la eliminación del oxígeno residual, proporcionará la máxima calidad y conservación, sin alterar su sabor y textura por ablandamientos o enranciamientos.
 
Una vez que el producto se ha descargado desde la pesadora, los embudos intermedios disponen de varios puntos desde los que se inyecta gas mientras el producto se introduce dentro del envase, facilitando así el pre-mezclado.
El tipo del film a utilizar para el envasado de snacks suele tener como recomendado una composición de multicapas, con grosor en micras adecuado.
 
Por último, hay que tener en cuenta que los snacks suelen tener un alto contenido en sal. En estos casos, en la construcción de la máquina envasadora es aconsejable utilizar materiales inoxidables tal y como es el acero inox tipo AISI-316, el titanio o ciertos materiales plásticos resistentes a la salinidad, de lo contrario se podría producir corrosión en las partes en contacto con el producto y con el tiempo de la máquina por limpieza
 
 
Polímeros utilizados para la fabricación de estos envases:
Estos son los materiales que más se utilizan en este sector, tanto en lámina como en complejos:
 
Poliéster muy transparente, no estirable. Se usa para aportar resistencia y estabilidad. Resistente a choques térmicos. Media barrera a gases y vapor. Muy baja contracción.
 
ALU: Gran resistencia térmica. Tiene la barrera más alta al oxígeno y también al vapor de agua.
 
PP: PP de Alta transparencia, capacidad de soldadura sobre PP. Buena barrera a la humedad.
 
PE: polietileno, suelda sobre PE, aporta elasticidad (estirable) al complejo para evitar rasgado. En lámina sólo para alimentos de vida corta o congelados. En complejo para cualquier producto. Baja barrera al oxígeno, alta barreara al vapor de agua. Para conseguir alta barrera hay que laminar con un material que se la aporte.
 
Poliéster metalizado. Mejor barrera al oxígeno que los materiales transparentes, impide la entrada de radiación infrarroja, luz visible y UV. Mejora la barrera a los gases y al vapor de agua. Se usa a menudo por sus cualidades estéticas.
 
VSOL: SOL vertical. Proporciona alta barrera con las características adecuadas para envasar en máquina vertical. Buen hot-tack, baja temperatura de soldadura.
 
OPP: Polipropileno biorientado. Transparente brillante, opaco, nacarado, metalizado, blanco y metalizado…, no es estirable, con buenas propiedades mecánicas. Rasga con facilidad. Buena barrera al vapor de agua.
 
Poliéster amorfo con polietileno. Apto para amplia variedad de alimentos. Fabricación en cualquier color. Media barrera a los gases y al vapor de agua.
 
Poliéster PVDC. Material de alta barrera a los gases y al vapor de agua con cloro.
 
OPS: poliestireno biorientado. Suele ser más habitual en los envases rígidos.
 
 
Principales exigencias de los envasadores a la hora de adquirir un tipo de envase o sistema de envasado
 
Lo que más preocupa a los fabricantes es que sus productos lleguen a sus consumidores de la forma más óptima posible conservando todas las propiedades organolépticas. Para ello los envases pueden tener diferentes propiedades que ayudan a los productos a mantenerse durante más tiempo. “Los fabricantes del sector de snacks y frutos secos, en los aspectos que más hacen hincapié y más les preocupan son: la alta barrera al oxigeno y a la luz; unas características mecánicas que permitan un envasado a mayor velocidad; y la estanqueidad de los envases, protección contra fugas y no contaminación”, informa el fabricante de envases SP GROUP. “Si alguien quiere vender más allá de su ciudad, ha de utilizar materiales barreras sí o sí, porque si no dura menos de diez días en condiciones aceptables”, añade un responsable de la empresa productora AIPLAST.
 
Otras exigencias que imponen los clientes de este mercado son: una imagen atractiva, que las bolsas se mantengan de pie, automatización, envases con acabados muy atractivos, ya sean a partir de bobina o de bolsa formada, materiales dobles o triples que aportan barrera y son especialmente indicados en la conservación con atmósfera protectora o de larga duración, personalización en cuanto a forma y cierre, superficie plana que permite una mejor disposición y visibilidad en lineal, además de mejor almacenamiento del producto en los hogares, calidad constante, precio, plazos de entrega cortos, transparencia, etc.
 
 
Tendencias del sector de cara al futuro inmediato:
 
En cuanto a los formatos, las tendencias que están siguiendo las grandes empresas van encaminadas a usar formatos compatibles con el packaging “on the go” y formatos individuales para un solo uso, multipack o pack combos que permitan la combinación de diferentes variedades de productos.
 
“La tendencia que estamos viendo constantemente en todos los sectores es utilizar materiales que sean más respetuosos con el medio ambiente y que disminuyan la huella de carbono”, subrayan desde SP GROUP.
 
“Las últimas tendencias en el sector son el uso de materiales ecológicos y que se puedan reciclar, aunque no es nada fácil, ya que los envases formados por varios polímeros, e incluso por material metalizado, es muy difícil de separar. La otra tendencia es la búsqueda de una mayor conservación del producto”, sintetizan fuentes de AIPLAST.
 
Si nos referimos a los envases rígidos, “el sector se encamina hacia un mayor número de formatos (tamaños reducidos), más reciclabilidad, y mayor diferenciación”, declara un técnico de KLÖCKNER PENTAPLAST.
 
Si hablamos de las innovaciones en maquinaria, desde el suministrador de equipos FAMASUR indican que “ahora predominan los equipos multicabezales, de varios pesos”. Otras innovaciones son envases con cierra fácil y stand pouch para consumo más cómodo.
 
Actualmente, hay entidades como AITIIP, que están trabajando en la mejora de las propiedades barrera de materiales biobasados, que provienen de fuentes naturales y que se biodegradan o compostan disminuyendo su impacto ambiental respecto a los plásticos de origen no renovable, y que si son extruidos en varias capas son difícilmente reciclables. Estos materiales biobasados, o materiales simplificados atendiendo al ecodiseño de los envases ,así como soluciones de packaging activo, tomarán fuerza en los próximos años ganando terreno a los envases actuales. Los ecodiseños tomarán fuerza en los próximos años.
 
Respecto a la evolución del mercado, las previsiones de evolución para los próximos años apuntan a una prolongación de la tendencia de crecimiento del valor del mercado, estimándose aumentos situados entre el 3-4% anual en el bienio 2017-2018.
 
Además, hay que resaltar que, en los últimos años, los operadores líderes han reforzado su posición en el sector frente a las compañías de menor tamaño, dando lugar a una progresiva tendencia de concentración.
 
 
Ventajas y limitaciones del plástico frente a otros posibles materiales utilizados en el envasado de snacks
 
El plástico, por precio y funcionalidad, es irremplazable en el packaging de alimentos. Alternativamente, para envases de snacks y frutos secos se emplean materiales como papel-cartón, pero que son extruidos con una capa de plástico para mejorar propiedades barrera, en caso de querer conservar las propiedades organolépticas del producto.
 
Las ventajas del plástico frente a otros posibles materiales utilizados en el envasado de snacks y frutos secos son:
 
- Reducción de costes. El plástico es más económico que otros materiales como el vidrio o el aluminio
 
- Es más sostenible que otros materiales
 
- Tiene menor peso que otro tipo de materiales
 
 
El único problema o limitación que presentan los plásticos es su huella negativa en el medio ambiente. Aún así, el plástico sigue siendo el material predominante, sin que nadie le gane terreno.
Cesta
No hay noticias añadidas a la cesta.
ENVASES PLÁSTICOS PARA YOGURES Y POSTRES LÁCTEOS
La Guía de Compra de envases plásticos para yogures y postres lácteos identifica a 20 suministradores, si bien sólo los seis principales controlan algo más del 96% de las ventas. Es decir, pese a existir una gran variedad de proveedores para elegir, la mayor parte del mercado está concentrado en un puñado de empresas.
 
La reducción de polímeros empleados y la mejora de la facilidad de uso, están impulsando el uso paulatino de envases flexibles en yogures y postres lácteos, que mayoritariamente siguen siendo rígidos y semirrígidos pelables. Además, en este reportaje se precisan las ventajas y limitaciones de los materiales utilizados y los retos que plantean la sostenibilidad y los hábitos de los consumidores a este tipo de envases.
ENVASES PLÁSTICOS PARA EMBUTIDOS LONCHEADOS
La Guía de Compra de envases plásticos para embutidos loncheados identifica a 33 suministradores, si bien los tres primeros absorben más de la mitad del mercado. Si ampliamos el foco a los diez mayores proveedores, éstos cubren el 90% de las ventas, mientras que otras 23 compañías de envases se reparten el 10% restante.
 
Durabilidad frente a reciclaje
En los envases plásticos de embutidos loncheados, ¿cuáles son los polímeros más utilizados y qué cualidad aporta cada uno? ¿qué tipo de envase y sistemas de envasado hay disponibles? En este reportaje se analizan las soluciones que aporta el plástico a las exigencias de los envasadores de elaborados cárnicos (embutidos) loncheados; sus innovaciones y tendencias.