Reciclaje de films y embalajes flexibles, un desafío creciente

PLASTURGIA SOSTENIBLE, 03-03-21

PLASTURGIA SOSTENIBLE, 03-03-21 | El reciclaje de residuos de envases y embalajes flexibles continúa suponiendo un reto para la industria. Su utilización está cada vez más extendida, especialmente en el sector de la alimentación, donde aportan un excelente rendimiento. Sin embargo, el aprovechamiento y valorización de estos desechos necesita un enfoque específico. Así lo creen desde STADLER. La empresa alemana dedicada al desarrollo, fabricación y montaje de sistemas de reciclaje ha confirmado recientemente el fuerte aumento que está experimentando la demanda de instalaciones de clasificación y reciclaje capaces de cerrar eficientemente el ciclo de este tipo de residuos.
 
Cada vez hay más presión para abordar el procesamiento de residuos de películas y envases flexibles”, reconoce la compañía. Sin duda, ha aumentado la concienciación sobre la necesidad de reutilizar los materiales y desechos plásticos. Los consumidores solicitan un packaging que sea respetuoso con el medio ambiente y la legislación está también endureciendo sus exigencias para impulsar a los fabricantes a que aumenten la cantidad de resina posconsumo (PCR) en sus productos. “Por ejemplo, en Estados Unidos, New Jersey tramita un proyecto de ley que exigirá un 20% de PCR en bolsas de plástico. Tres años después, el porcentaje requerido aumentará hasta el 40%. En California, se considerará a las marcas responsables únicas de garantizar que haya un 50% de PCR en los envases de bebidas para 2030. Las grandes marcas internacionales se están imponiendo fuertes compromisos sobre el contenido de PCR en sus envases con la expectativa de que la legislación en todo el mundo sea cada vez más estricta”. En Europa, el sector se enfrenta también en los próximos años al cumplimiento de los objetivos sobre reciclaje que ha establecido Bruselas.
 
Como resultado esta presión por establecer una economía circular para los plásticos, el sector del reciclaje está atrayendo inversión pública y privada. Closed Loop Partners (CLP), una firma de inversión con sede en Nueva York que financia proyectos de economía circular, está participando mayoritariamente en algunos sistemas de reciclaje municipal y planea expandir su negocio hacia más municipios y corrientes reciclables posconsumo.
 
Residuos de films y envases flexibles, un desafío único
 
El reciclaje de películas y envases flexibles presenta desafíos muy específicos y únicos. “El primer desafío es la baja densidad aparente de estos materiales, que son muy livianos y ligeros”, explica Enrico Siewert, director de Desarrollo de Productos y Mercados de STADLER. “Tienden a moverse en los transportadores de una planta de clasificación y se enrollan alrededor de los cojinetes de los ejes, lo que afecta el rendimiento y mantenimiento del equipo. Además, estos materiales son susceptibles de atrapar la humedad, por lo que tienden a arrugarse y es necesaria mucha energía para limpiarlos”.
 
Sin embargo, el mayor problema es que muchos de estos materiales son multicapa, intercalando diferentes polímeros (EVOH, PE, PP o PET) para lograr las propiedades de rendimiento deseadas. Las capas están fusionadas entre sí, por lo que son muy difíciles de separar mecánicamente. Además, tienen diferentes temperaturas de fusión, por lo que la extrusión es difícil cuando se utiliza este material durante la remanufactura de nuevos productos.
 
El reciclaje mecánico no puede lidiar fácilmente con las capas múltiples. En algunos casos, el reciclaje químico puede ser una solución. “Se trata de volver a descomponer los hidrocarburos en petróleo que se refina y se convierte en combustible o se vuelve a convertir en resina con el objetivo de cerrar el ciclo”, dice Enrico Siewert. Sin embargo, este proceso aún debe mejorarse y todavía se encuentra en una etapa en la que resulta muy costoso y presenta dificultades significativas.
 
Equipo de clasificación específico para una tarea desafiante
 
Por todo ello, en STADLER se muestran convencidos de que son necesarios equipos de clasificación muy específicos que puedan manejar con eficiencia el tamaño y comportamiento de este tipo de residuos. “El proceso comienza con los materiales, compuestos principalmente de PE y PP, que ingresan a la planta de procesamiento en una bala que se tritura. El material se introduce en un separador balístico, donde se divide en dos flujos, 2D y 3D. El material 2D se extiende y pasa por clasificadores ópticos para separar el LDPE, PP y HDPE”, detalla la empresa.
 
A esto le sigue la separación por densidad en un tanque, donde los materiales ligeros de PE y PP flotan y los materiales más pesados ​​se hunden y pasan por paletas que los limpian. Después, el PE y el PP flotantes se muelen en pedazos más pequeños y luego se limpian con agua caliente y/o fría, en varios dispositivos de fricción. Este proceso logra una separación muy buena, con aproximadamente el 70 % del material de salida compuesto por PE y PP (dependiendo en gran medida de la pureza de entrada). El material se vuelve a fundir en una resina, que después se filtra para eliminar las partículas restantes de materiales extraños, como papel, suciedad, aluminio y otros polímeros no conformes.
 
El resultado de este proceso son gránulos limpios de color gris oscuro, cuando no se separa el material por color al principio, compuestos hasta en un 99 % de PE puro. Este material se puede utilizar para producir artículos de película de plástico negro, como bolsas de basura. También se puede reciclar químicamente para eliminar la coloración al final del proceso y obtener una resina transparente casi virgen.
 
Desde que completara en 2018 la construcción de su primera planta para INTEGRA en Sofía (Bulgaria), STADLER señala que ha experimentado un aumento en la demanda de soluciones de clasificación para películas y embalajes flexibles. Por ello, su oferta de separadores balísticos, despegadores de etiquetas y transportadores está en constante evolución. “Siempre estamos desarrollando nueva maquinaria, estableciendo asociaciones y buscando formas de manejar este flujo de material que es difícil de reciclar, porque nuestros clientes lo exigen”, dice Enrico Siewert. “Y estamos perfeccionando nuestros sistemas para las plantas de reciclaje de productos químicos, que son cada vez más conscientes de la necesidad de sistemas avanzados y sofisticados para clasificar, cribar y lavar los materiales antes de que puedan descomponerse químicamente en materiales reciclados”. La empresa también participa activamente en el diálogo entre la industria del reciclaje y las grandes marcas sobre la adopción de un enfoque más sostenible de diseño para el reciclaje de los envases que facilite la recuperación de los materiales al final de su vida útil.
Cesta
No hay noticias añadidas a la cesta.
ENVASES PLÁSTICOS PARA YOGURES Y POSTRES LÁCTEOS
La Guía de Compra de envases plásticos para yogures y postres lácteos identifica a 20 suministradores, si bien sólo los seis principales controlan algo más del 96% de las ventas. Es decir, pese a existir una gran variedad de proveedores para elegir, la mayor parte del mercado está concentrado en un puñado de empresas.
 
La reducción de polímeros empleados y la mejora de la facilidad de uso, están impulsando el uso paulatino de envases flexibles en yogures y postres lácteos, que mayoritariamente siguen siendo rígidos y semirrígidos pelables. Además, en este reportaje se precisan las ventajas y limitaciones de los materiales utilizados y los retos que plantean la sostenibilidad y los hábitos de los consumidores a este tipo de envases.
ENVASES PLÁSTICOS PARA EMBUTIDOS LONCHEADOS
La Guía de Compra de envases plásticos para embutidos loncheados identifica a 33 suministradores, si bien los tres primeros absorben más de la mitad del mercado. Si ampliamos el foco a los diez mayores proveedores, éstos cubren el 90% de las ventas, mientras que otras 23 compañías de envases se reparten el 10% restante.
 
Durabilidad frente a reciclaje
En los envases plásticos de embutidos loncheados, ¿cuáles son los polímeros más utilizados y qué cualidad aporta cada uno? ¿qué tipo de envase y sistemas de envasado hay disponibles? En este reportaje se analizan las soluciones que aporta el plástico a las exigencias de los envasadores de elaborados cárnicos (embutidos) loncheados; sus innovaciones y tendencias.