Jueves, 22 febrero 2024

Logo Plásticos y Caucho

SYMPHONY ENVIROMENTAL había presentado un recurso contra la prohibición porque considera que "la biodegradación del plástico oxo-biodegradable en el medio marino está demostrada".

BIOPOLÍMEROS

Sentencia del TJUE

Los plásticos oxo-biodegradables seguirán prohibidos en la UE

Jorge Rodríguez

6 de febrero de 2024

El Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) ha avalado la prohibición de comercializar plásticos oxo-biodegradables ya que, según los estudios científicos disponibles cuando se adoptó la Directiva, el nivel de biodegradación de ese plástico es “bajo o inexistente en un ambiente abierto, en vertederos o en el ambiente marino”.

La sentencia del TJUE dice que “el plástico que contiene un aditivo pro-oxidante no es adecuado para ningún tipo de compostaje”

SYMPHONY ENVIROMENTAL demandó en 2020 a la UE por su decisión de prohibir los plásticos oxo-biodegradables y no distinguirlos de los oxo-degradables. La demanda no prosperó y la compañía presentó un recurso en 2021 al que el TJUE ha dado ahora respuesta. Decenas de millones de euros en pérdidas tendrían que haber sido satisfechos por la UE si la empresa hubiera ganado la demanda. La firma británica trabaja con 77 distribuidores de todo el mundo. Su tecnología se comercializa en casi 100 países para multitud de aplicaciones. El aditivo d2w de SYMPHONY está presente en miles de Tms. de bolsas de plástico a nivel global. El aditivo nació para abordar el problema de los envases plásticos que nunca se incorporan a la cadena de reciclaje y acaban en entornos abiertos donde, asegura la empresa, se biodegradan mucho más rápido que el plástico tradicional.

Desde la Asociación Europea de Bioplásticos (EUBP) opinan que “estos aditivos sólo facilitan una fragmentación de los materiales”.

SYMPHONY ENVIROMENTAL sustentaba su recurso en un estudio desarrollado durante 4 años con el patrocinio de la Agencia Francesa de Investigación en el que, según la empresa, queda probada “la biodegradación del plástico con d2w en el medio marino, sin dejar residuos tóxicos”. Además, “se ha demostrado que los procesos de biodegradación plástica observados en condiciones de laboratorio son transferibles a las condiciones marinas de la vida real”.

Sin embargo, el Ejecutivo Comunitario decidió no distinguir entre oxo-degradables y oxo-biodegradables. Bruselas considera que “la cuestión es si en condiciones no controladas en entornos al aire libre, en vertederos de residuos o medios marinos, los fragmentos de plástico experimentarán una biodegradación completa en un plazo temporal razonable”.

ASOBIOCOM señala que los ensayos realizados con los plásticos oxobiodegradables "demuestran el no cumplimiento de los requisitos establecidos por la norma UNE-EN 13432"

Desde la Asociación Europea de Bioplásticos (EUPB) opinan que “estos aditivos sólo facilitan una fragmentación de los materiales, que no llegan a degradarse completamente, sino que se descomponen en fragmentos muy pequeños que permanecen en el medioambiente, tras un proceso que se describiría con mayor precisión con el término oxo-fragmentación”.

El TJUE coincide con la Comisión Europea en que el nivel de biodegradación del plástico oxobiodegradable es “bajo o inexistente en un ambiente abierto, en vertederos o en el ambiente marino”.

La Asociación Española de Plásticos Biodegradables y/o Compostables (ASOBIOCOM) considera que términos como “degradable”, “oxo-degradable” u “oxo-biodegradable” no conllevan las mismas características que la biodegradación en condiciones de compostabilidad y que “los ensayos realizados demuestran el no cumplimiento de los requisitos establecidos por la norma UNE-EN 13432”. “La forma en la que se publicitan estos productos ha sido examinada en dos ocasiones en sendas demandas ante tribunales. En ambos casos, la sentencia fue que los productores y/o comercializadores habían hecho afirmaciones falsas con respecto a la biodegradabilidad o compostabilidad”, dice ASOBIOCOM.

El máximo poder judicial de la UE concluye ahora en su última sentencia que “el plástico que contiene un aditivo prooxidante no es adecuado para ningún tipo de compostaje” y que “el reciclaje de este tipo de plástico es problemático ya que las tecnologías disponibles no permiten a los reprocesadores identificar el plástico que contiene un aditivo prooxidante y separarlo del plástico convencional”.

El reciclaje de este tipo de plástico es problemático ya que las tecnologías disponibles no permiten a los reprocesadores identificar el plástico que contiene un aditivo prooxidante y separarlo del plástico convencional.

El TJUE señala también que la prohibición de comercializar productos fabricados a partir de plástico que contenga un aditivo prooxidante no infringe el principio de proporcionalidad. Esta prohibición está en consonancia con el objetivo de la directiva de 2019 de proteger el medio ambiente y la salud humana.

Por último, la prohibición tampoco vulnera el principio de igualdad de trato, ya que los productos elaborados a partir de los plásticos que contienen un aditivo prooxidante no se encuentran en una situación comparable a los productos fabricados con materiales plásticos convencionales. “La fragmentación más rápida del plástico que contiene un aditivo prooxidante puede tener un mayor impacto negativo sobre el medio ambiente ya que su biodegradación se concentra en un periodo más corto”, ha sentenciado el TJUE.