BYFUSION está fabricando con residuos plásticos bloques de construcción más resistentes que los ladrillos de cemento

PLASTURGIA SOSTENIBLE, 07-03-22

PLASTURGIA SOSTENIBLE, 07-03-22 | Los bloques de construcción que está fabricando la empresa estadounidense BYFUSION a partir de desechos plásticos no reciclables sirven para levantar casas, muros de contención o paradas de autobús. Además de ser más ligeros, la compañía asegura que son más duraderos que los tradicionales ladrillos de cemento. “No medimos nada, no hay que clasificar nada, no hay que limpiar nada, no hay que preprocesar nada”, explica la CEO de esta startup, Heidi Kujawa.
 
BYFUSION utiliza una combinación de vapor y compresión para dar forma a todo tipo de plásticos, incluso los no reciclables, y transformarlos en unos bloques de construcción de tamaño estándar que han bautizado con el nombre de ByBlocks. “Pueden usarse para construir cualquier cosa, desde cercas y muros de contención hasta terrazas públicas o paradas de autobús”, afirma la empresa. Las máquinas que han patentado para fabricar estos bloques se alimentan de residuos plásticos que se comprimen sin necesidad de ser clasificados ni limpiados. Tras años de investigación y desarrollo, han puesto en marcha una unidad de producción en Los Ángeles, donde ya procesan 450 Tms./año de desechos plásticos. Ya están proyectando la instalación de otras 12 unidades en distintas ubicaciones de Estados Unidos. Su objetivo es reciclar 100 millones de Tms. de plásticos en 2030, aproximadamente la cuarta parte de la producción anual del país.
 
El sistema se sirve de una trituradora, un transportador y una prensa. Puede nutrirse de casi cualquier combinación de residuos plásticos contaminados o de baja calidad, a excepción de la espuma de poliestireno que, según explica Kujawa, “aunque puede entrar en cantidades pequeñas, no se fusiona bien con otros materiales”. El resultado es “un producto denso y comprimido” adecuado para una amplia variedad de proyectos de construcción. “Es muy sencillo. No hay preprocesado, ni agregados, ni rellenos. Son solo desechos plásticos en cualquier formato”.
 
El sistema fue patentado a principios de la década de los 2000, pero algunas dificultades financieras impidieron que el proyecto prosperara. Kujawa asumió en 2017 el liderazgo de la compañía y retomó la patente de esta tecnología, que se encontraba inactiva. Ahora, se han propuesto ofrecer a los municipios la posibilidad de “aprovechar sus propios desechos para crear un producto con el que apoyar sus propias infraestructuras y atender las demandas de la comunidad”. Ya se han asociado con una gran cantidad de ciudades, entre las que destacan Boise, Idaho, Tucson o Lihue, en la isla hawaiana de Kauai. En esta última, han construido a base de desechos marinos y redes de pesca un pabellón en una escuela de primaria.
 
De momento, los bloques tienen un tamaño estándar de 16x8x8 pulgadas. Existen tres tipos: moldeados con clavijas para que puedan entrelazarse, completamente planos para que los constructores puedan montar fácilmente otros componentes (por ejemplo, un techo en la parte superior) y una última variedad que combina las características de las dos anteriores. Ya están trabajando en el desarrollo de bloques más pequeños que puedan utilizarse en otras aplicaciones. Además de ser más ligeros, la empresa asegura que sus ByBlocks son “más duraderos que los tradicionales ladrillos huecos de cemento”. Pueden revestirse con cualquier tipo de material o dejarlos expuestos, aunque Kujawa precisa que “dado que los plásticos son susceptibles a la luz solar, los proyectos al aire libre deberán recubrirse con pintura o combinarse con otro material que aporte resistencia a la intemperie”. El plástico no se derrite durante el proceso de fabricación de estos bloques, sino que se fusiona. Por ello, no es necesario adhesivo o pegamento alguno y tampoco se produce ningún residuo o desperdicio. ”Con 20 Kg. de plástico se hacen 20 Kg. de ByBlocks”, explica la CEO de BYFUSION
 
Las máquinas para obtener estos bloques están disponibles en dos tamaños, según la cantidad de plástico que son capaces de procesar: 30 Tms./mes o 90 Tms./mes. El precio de la instalación de mayor tamaño asciende actualmente a 1,3 millones de dólares. “Los plásticos no reciclables suponen una carga de costes en multitud de ámbitos. Mucho dinero de los contribuyentes se está destinando a asumir esos costes”, argumenta Kujawa para justificar la inversión en una de estas máquinas, que también puede alquilarse anualmente por 280.000 dólares. Todos los equipos son eléctricos y utilizan compresión por vapor durante el procesamiento. También hay disponibles unidades híbridas que utilizan gas natural y producen menos emisiones, adecuadas para instalaciones que no disponen de un flujo constante de energía eléctrica.
 
Nuestros ByBlocks son un producto muy versátil”, dice Kujawa. “Sirven para acometer proyectos de paisajismo, infraestructuras de contención o construcciones residenciales”. La directiva, con experiencia en el sector de la construcción, explica que una de las principales preocupaciones de la compañía es mantener la paridad de costes con los materiales de construcción tradicionales. “Los materiales de construcción sostenibles a menudo tienen un precio superior a las opciones tradicionales”.
 
BYFUSION quiere asociarse con instalaciones de recuperación de materiales y corporaciones para que sean ellos mismos quienes gestionen los equipos. “Nuestro objetivo es que haya una de estas máquinas en cada ciudad, para permitir que cada una capture y aproveche sus propios desechos. Si instalamos 9.000 sistemas en todo el mundo para 2025, alcanzaremos nuestra meta de 100 millones de Tms. de residuos plásticos reciclados”.
Cesta
No hay noticias añadidas a la cesta.
ENVASES PLÁSTICOS PARA YOGURES Y POSTRES LÁCTEOS
La Guía de Compra de envases plásticos para yogures y postres lácteos identifica a 20 suministradores, si bien sólo los seis principales controlan algo más del 96% de las ventas. Es decir, pese a existir una gran variedad de proveedores para elegir, la mayor parte del mercado está concentrado en un puñado de empresas.
 
La reducción de polímeros empleados y la mejora de la facilidad de uso, están impulsando el uso paulatino de envases flexibles en yogures y postres lácteos, que mayoritariamente siguen siendo rígidos y semirrígidos pelables. Además, en este reportaje se precisan las ventajas y limitaciones de los materiales utilizados y los retos que plantean la sostenibilidad y los hábitos de los consumidores a este tipo de envases.
ENVASES PLÁSTICOS PARA EMBUTIDOS LONCHEADOS
La Guía de Compra de envases plásticos para embutidos loncheados identifica a 33 suministradores, si bien los tres primeros absorben más de la mitad del mercado. Si ampliamos el foco a los diez mayores proveedores, éstos cubren el 90% de las ventas, mientras que otras 23 compañías de envases se reparten el 10% restante.
 
Durabilidad frente a reciclaje
En los envases plásticos de embutidos loncheados, ¿cuáles son los polímeros más utilizados y qué cualidad aporta cada uno? ¿qué tipo de envase y sistemas de envasado hay disponibles? En este reportaje se analizan las soluciones que aporta el plástico a las exigencias de los envasadores de elaborados cárnicos (embutidos) loncheados; sus innovaciones y tendencias.