Jueves, 22 febrero 2024

Logo Plásticos y Caucho

Las empresas observan hoy la circularidad a través de una visión integral que no se limita al reciclaje.

COYUNTURA

"Queda mucho trabajo por hacer"

Las empresas españolas creen que la gestión de los residuos de envases es lo que más tiene que mejorar para avanzar en circularidad

Jorge Rodríguez

9 de febrero de 2024

El pasado mes de octubre, 3.304 altos cargos responsables de la toma de decisiones en industrias de diversos sectores fueron entrevistados para conocer cómo están incorporando la circularidad en sus empresas y cuáles son los desafíos que están enfrentando. Han participado representantes de 12 países, España entre ellos.

Como resultado de esas entrevistas, la multinacional ABB Motion, líder en electrificación y automatización, ha publicado el informe Circularidad: No hay tiempo que perder, elaborado por la consultora Sapio Research. 

La escasez de recursos y la reducción del desperdicio son los mayores desafíos que enfrentan las empresas para ser circulares

El documento revela muchas de las claves, tendencias, percepciones y actitudes que están marcando el camino hacia la circularidad a nivel global en sectores estratégicos. La investigación destaca cuatro conclusiones principales:

  • Las empresas observan hoy la circularidad a través de una visión integral que no se limita al reciclaje. Existe una perspectiva más amplia que abarca la reducción de residuos, el diseño sostenible y el desarrollo de sistemas más eficientes en el uso de recursos y aplicación de procesos. Pero “queda mucho trabajo por hacer y es necesario establecer un diálogo y entendimiento entre las diversas industrias, que deben alinear sus estrategias para alcanzar la circularidad”, señala el informe.
  • China destaca como el país en el que existe un mayor acuerdo sobre los beneficios que tiene la circularidad, que se demuestra también en el alineamiento entre estrategia empresarial y política nacional. Los países europeos entrevistados muestran niveles de acuerdo más bajos, a pesar de tener en sus legislaciones los objetivos de circularidad más ambiciosos.

Es necesario establecer un diálogo y entendimiento entre las diversas industrias, que deben alinear sus estrategias para alcanzar la circularidad.

  • Las empresas que han implementado la circularidad en sus procesos, desde operadores de primera línea hasta altos ejecutivos, señalan que la estrategia está teniendo beneficios muy significativos: mejor control de los costes, reducción del desperdicio, eficiencia en la utilización de recursos y funcionamiento de los procesos, ahorro de energía (un 40% de las empresas señalan que la energía es precisamente la mayor fuente de desperdicio en los modelos no circulares). Además, la reputación de estas empresas ha mejorado en los sectores de actividad en los que operan y entre sus clientes. Todas las empresas que han comenzado a avanzar hacia la circularidad tienen previsto seguir contemplando esta estrategia en sus presupuestos para los próximos tres a cinco años.

Las empresas españolas son las que menos energía dicen desperdiciar

  • El 95% de las empresas señalan que la escasez de recursos y la necesidad de reducir el desperdicio son los mayores desafíos que están enfrentando. El coste económico de la adopción y gestión de las prácticas circulares, y un acceso limitado a los recursos; son las principales barreras con las que se topan las empresas. Para superar estos obstáculos, las compañías buscan activamente tecnologías que aumenten la eficiencia energética, la gestión y reciclaje de residuos y la incorporación de materiales reciclados en sus productos. En esta búsqueda, se esfuerzan por establecer asociaciones estratégicas y el 77% de las empresas echa en falta un mayor apoyo gubernamental.

Todas las empresas que han comenzado a avanzar hacia la circularidad tienen previsto seguir contemplando esta estrategia en sus presupuestos para los próximos tres a cinco años.

En el informe, se pregunta a las empresas participantes acerca de la idea específica que tienen sobre el significado y sentido de la circularidad; cuál debería ser el departamento de su organización encargado de coordinar la estrategia sobre circularidad; qué aspecto de la circularidad es el más importante y el que más denota los avances en esta materia; cuáles son las principales barreras y desafíos; qué tecnologías y nuevos procesos están utilizando para lograr sus objetivos o en qué áreas están centrando sus acciones para mejorar la circularidad. Tras analizar las respuestas a estas y otras preguntas, el documento aporta recomendaciones en forma de acciones y decisiones que “hay que tomar ya”.

El reciclaje y la reutilización de materiales es la estrategia que más comúnmente de identifica con la idea de la circularidad, seguida de cerca por reducir la generación de residuos y un tratamiento responsable de los mismos. 

El 77% de las empresas echa en falta un mayor apoyo gubernamental

El sector del plástico y el caucho destaca por ser el en el que más se reciclan y reutilizan sus productos. De entre todas las empresas consultadas, las canadienses reportaron la mayor tasa de reciclaje y reutilización de materiales.

La presencia de roles específicos para la circularidad dentro de las empresas industriales está muy extendida. El 98% tiene al menos un responsable de esta área. Sin embargo, la diversidad de estos roles subraya la ausencia de un enfoque estandarizado que se adapte a todos los negocios. El 34% de las empresas tienen un departamento de Sostenibilidad dedicado a impulsar la circularidad. En las organizaciones más grandes, es más común la participación de ejecutivos de nivel C en esta estrategia.

El reciclaje y la reutilización de materiales es la estrategia que más comúnmente de identifica con la idea de la circularidad.

Estas últimas compañías pueden tener un departamento de Sostenibilidad, pero con atribuciones más relacionadas con el marketing que con el diseño de acciones y procesos circulares. ¿Está esto hablándonos del fenómeno del greenwashing? “Enfatizar la responsabilidad de toda la empresa en la circularidad, que debe ser liderada por un departamento o gerente, es de suma importancia para una implementación exitosa”, dice el informe.

El consumo energético es lo que más define el nivel de circularidad para la mayoría de las empresas, seguido por el porcentaje de materiales reciclados y/o reutilizados. En tercera posición, aparece el volumen de emisiones y la huella de carbono. Aquí, España destaca como el país en el que sus empresas dicen desperdiciar menos energía. 

Las empresas del sector plástico son las que más reciclaje y reutilización de sus productos reportan

Por el contrario, India y Reino Unido son los países participantes del estudio que más reconocen desperdiciar energía. Curiosamente, India es también el país en el que las empresas aseguran detectar un mayor grado de satisfacción entre sus clientes en lo que a circularidad se refiere. Suiza es, por el contrario, el país en el que las empresas muestran más autocrítica en este último aspecto.

La dificultad para encontrar materiales sostenibles, especialmente materias primas, es la principal barrera para la mayoría de empresas, especialmente para las alemanas y las chinas. Italia y Suiza fueron los países en los que menos se destacó esta dificultad. Los desafíos relacionados con la gestión de costes y las limitaciones para encontrar tecnologías realmente circulares fueron las dos siguientes barreras apuntadas por la mayoría de empresas.

En muchas grandes empresas, el departamento de Sostenibilidad no tiene atribuciones estratégicas ni ejecutivas, sino más bien de Marketing y Comunicación

El informe presenta algunos de los datos recopilados segmentando las respuestas que dieron cada uno de los países. Cuando se preguntó a las empresas españolas sobre las áreas que suponen una mayor fuente de desperdicio y que están pendientes de mayores mejoras en materia de circularidad las respuestas fueron las siguientes:

  • Residuos de envases: 42%  
  • Desperdicio de materias primas: 38%  
  • Desperdicio de energía: 30% (Es el menor porcentaje de todos los países participantes) 
  • Generación de residuos: 30%  
  • Equipos o maquinaria inactivos: 26% 
  • Desperdicio de agua: 25% 
  • Desperdicio de información o datos: 22% 
  • No hay una fuente de desperdicio destacable, son todas iguales: 18%

Las empresas que han implementado la circularidad en sus procesos señalan que la estrategia está teniendo beneficios muy significativos.

Cuando se preguntó a las empresas españolas sobre la actitud que muestran hacia la circularidad, sus respuestas fueron las siguientes:

  • La economía circular juega un papel importante a la hora de fomentar la innovación e impulsar la competitividad en nuestra industria: 78% 
  • Necesitamos más apoyo gubernamental para desarrollar prácticas comerciales circulares: 78% 
  • Las prácticas circulares mejoran la eficiencia energética en nuestro negocio: 76% 
  • El aumento de los requisitos regulatorios y de la presentación de informes tendría un impacto positivo en la adopción de prácticas comerciales circulares: 72% 
  • Las organizaciones que adoptan la circularidad tienen más probabilidades de mejorar la confianza del cliente y reputación de su marca: 70% 
  • Mi sector industrial está avanzado en la adopción de la economía circular: 70% 
  • Mi país está avanzado en su adopción de la economía circular: 57%

Los sectores industriales a los que pertenecen las empresas seleccionadas para la elaboración de este informe son el energético (21%), metalúrgico (14%), bienes de consumo (13%), petrolífero y gasístico (12%), alimentación y bebidas (12%), químico (10%), sistemas de calefacción y ventilación (10%), plásticos y caucho (7%), ferroviario (7%), tratamiento de aguas (7%), minero (6%), eólico (5%), marina (4%) y otros (19%).