La española VENVIROTECH instalará un centro de producción en Huesca y se postula como un líder mundial del sector bioplástico

PLASTURGIA SOSTENIBLE, 21-02-22

PLASTURGIA SOSTENIBLE, 21-02-22 | VENVIROTECH instalará una planta de producción de bioplásticos en Monzón (Huesca). La compañía española se ha convertido en un referente de la transformación de residuos orgánicos en polihidroxialcanoato (PHA) mediante una tecnología propia capaz de generar el bioplástico en solo 24 horas. La empresa aspira a producir 20.000 Tms./año dentro de dos años, revalorizando más de 200.000 Tms./año de residuos orgánicos “a medio plazo”.
 
La firma comenzó a probar a escala comercial su tecnología en febrero de 2019. Instaló una planta piloto en la sede de la empresa agroalimentaria BONÀREA AGRUPA en Guissona (Lleida). Una de las particularidades de esta tecnología es que las plantas (contenedores) se instalan allí donde se genera el residuo, agilizando la producción del PHA hasta el punto de que se obtiene en solo un día y haciendo perfectamente viable su escalabilidad y rentabilidad. Tras los ensayos, en octubre de ese mismo año consiguió 2 millones de euros en una ronda de financiación procedentes en un 90% de la familia Gassó, antigua propietaria de la empresa GAES.
 
En julio de 2021, volvió a cerrar una ronda de financiación. Esta vez, captó 11 millones de euros. La operación constituye una de las de mayor importe en todo el sector biotecnológico español y fue liderada en un 30% por un inversor cuyo nombre no ha sido revelado. También ha vuelto a participar la familia Gassó y un grupo de 6 business angels.
 
Tras BONÀREA, la compañía ya ha instalado otros contenedores en NESTLÉ y CALIDAD PASCUAL. Según afirman dos de sus fundadoras, Patricia Aymá y Noelia Márquez, a día de hoy, la compañía “ya es rentable” y está alcanzando “cifras muy grandes”. El modelo de negocio es doble. Por un lado, la instalación de los contenedores (denominados VE-Box), cuya construcción es modular y aporta a las empresas un servicio de gestión de sus residuos. Después, la valorización de esos residuos y su transformación en un tiempo récord en un bioplástico 100% biodegradable.
 
Desde VENVIROTECH aseguran que su PHA tiene “propiedades similares al polipropileno y polietileno”, es “de alta calidad” y “perfecto para aplicaciones de alto valor añadido, como el sector sanitario, farmacéutico o la industria del automóvil”. También puede utilizarse para fabricar envases y embalajes o adhesivos. Es un bioplástico compatible con el cuerpo humano y compostable en el entorno natural, donde se descompone en un periodo de entre 6 y 12 meses como cualquier otro residuo orgánico. Aunque puede combinarse con plásticos derivados de fuentes fósiles, por sí mismo “es economía circular ya que se trata de un producto que puede volver al inicio y convertirse en un residuo orgánico, evitando la generación de nuevos residuos”, explican.
 
El proceso de producción del bioplástico tiene lugar gracias a una bacteria que se alimenta de residuos orgánicos (desechos agroalimentarios y lodos de depuradora) que en ningún caso pueden ser tóxicos. Tras una primera selección de bacterias, se engorda a las que se comprueba que producirán más bioplástico. "Nuestro proceso se basa en alimentar a las bacterias con un residuo concreto, y testarlas durante casi un año para que rindan al máximo con ese residuo. En un ciclo de 24 horas, los residuos entran en el contenedor (VE-Box), donde las bacterias se alimentan y engordan, generando el bioplástico en su interior. Pasado este tiempo, se centrifugan para extraer el agua y el lodo restante se lleva a la planta de extracción industrial de VENVIROTECH, donde se extrae el bioplástico y se formula de forma que tenga unas características y prestaciones concretas". Su tecnología permite obtener hasta 400 gramos de bioplástico por cada kilogramo de residuos orgánicos tratados.
 
El precio de este PHA está “entre los 4-12 €/Kg.”. Dependiendo de la aplicación para la que quiera utilizarse, el coste varía. Al reducirse los costes de transporte y manipulación gracias a los VE-Box que se ubican en las mismas instalaciones del cliente, puede ofrecerse a un precio competitivo, generando un impacto ambiental prácticamente nulo. De hecho, según explica la empresa “la gestión de los residuos para obtener la materia prima de VENVIROTECH es una fuente de ingresos, no un coste de la empresa”.
 
El nuevo centro de producción de Monzón recién anunciado nace tras unirse con BUEN AMBIENTE DISTRIBUCIÓN Y SERVICIOS, una empresa del municipio oscense que se dedica a la gestión de residuos. Tras su asociación con VENVIROTECH, comenzará a valorizar gran parte de estos residuos para transformarlos en bioplásticos. “La llegada de esta empresa a Monzón, de un alto valor tecnológico de última generación, relacionada con la economía circular y la industria agroalimentaria es un excelente regalo para la provincia de Huesca y Aragón”, ha destacado el vicepresidente y consejero de Industria del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, quien se mostró convencido de que VENVIROTECH será en un futuro próximo “una de las empresas referentes a nivel europeo y mundial dentro del sector de los bioplásticos”.
 
La compañía fue la primera empresa española finalista de los Green Alley Awards, premios europeos dedicados a impulsar la economía circular. Actualmente, tiene su sede en la población barcelonesa de Santa Perpètua de Mogoda, donde emplea a 40 personas.
Cesta
No hay noticias añadidas a la cesta.
ENVASES PLÁSTICOS PARA YOGURES Y POSTRES LÁCTEOS
La Guía de Compra de envases plásticos para yogures y postres lácteos identifica a 20 suministradores, si bien sólo los seis principales controlan algo más del 96% de las ventas. Es decir, pese a existir una gran variedad de proveedores para elegir, la mayor parte del mercado está concentrado en un puñado de empresas.
 
La reducción de polímeros empleados y la mejora de la facilidad de uso, están impulsando el uso paulatino de envases flexibles en yogures y postres lácteos, que mayoritariamente siguen siendo rígidos y semirrígidos pelables. Además, en este reportaje se precisan las ventajas y limitaciones de los materiales utilizados y los retos que plantean la sostenibilidad y los hábitos de los consumidores a este tipo de envases.
ENVASES PLÁSTICOS PARA EMBUTIDOS LONCHEADOS
La Guía de Compra de envases plásticos para embutidos loncheados identifica a 33 suministradores, si bien los tres primeros absorben más de la mitad del mercado. Si ampliamos el foco a los diez mayores proveedores, éstos cubren el 90% de las ventas, mientras que otras 23 compañías de envases se reparten el 10% restante.
 
Durabilidad frente a reciclaje
En los envases plásticos de embutidos loncheados, ¿cuáles son los polímeros más utilizados y qué cualidad aporta cada uno? ¿qué tipo de envase y sistemas de envasado hay disponibles? En este reportaje se analizan las soluciones que aporta el plástico a las exigencias de los envasadores de elaborados cárnicos (embutidos) loncheados; sus innovaciones y tendencias.