IGUS comercializa la primera cadena portacables 100% reciclada

Miércoles, 11 de enero de 2023

Miércoles, 11 de enero de 2023 | La primera cadena portacables fabricada al 100% con material reciclado llega al mercado gracias al programa de reciclaje Chainge que la compañía alemana IGUS puso en marcha hace 3 años. “Son cadenas portacables inyectadas 100% en estos materiales recuperados y prácticamente con el mismo comportamiento”, han asegurado fuentes de la empresa a Plasturgia Sostenible.
 
La multinacional ha denominado a esta nueva cadena portacables reciclada “cradle-chain”. El material con el que están fabricadas (igumid CG) “permite ahorrar recursos” y mantiene “las mismas especificaciones técnicas y límites de carga que la cadena portacables hecha de igumid G de material estándar”, asegura la empresa, que también destaca la reducción de costes conseguida con este nuevo producto. Las pruebas realizadas en sus laboratorios muestran prácticamente una fuerza tensil idéntica (94%) a la de las cadenas portacables fabricadas con material virgen (100%). Desde el punto de vista de las ventajas medioambientales, estas nuevas cadenas reducen un 28% las emisiones de CO2 y se fabrican dentro de un ciclo sostenible de las materias primas. Las nuevas cadenas portacabales fabricadas al 100% con material reciclado se han dividido en 5 series en el catálogo de IGUS y hay disponibles 28 tipos.
 
El programa de reciclaje Chainge de IGUS se puso en marcha en 2019. “Está orientado tanto a fabricantes de maquinaria, como a usuarios finales de las mismas que, una vez llegado el final de la vida útil de una cadena portacables, la desechan mediante sus propios medios. Nosotros nos propusimos mejorar eso. Independientemente de que la cadena portacables haya sido fabricada por IGUS o por otro fabricante, pueden enviárnosla y nos encargamos de su proceso de valorización para darle un nuevo uso en la industria”, ha explicado Frank Blase, CEO de la compañía.
 
Aunque la huella ecológica de una cadena portacables fabricada en plástico técnico duradero no pueda compararse con la de los plásticos desechables como los envases de un solo uso, cuando las cadenas alcanzan su vida útil máxima, siempre surge la duda de qué hacer con ellas. Reciclar no es muy común, ya que separar los distintos tipos de materiales de un producto para convertirlos en granulado tiene un coste muy elevado. Por tanto, normalmente se desechan juntamente con otros residuos plásticos. El procedimiento habitual en muchas empresas consiste en retirar las cadenas portacables de las máquinas y tirarlas a contenedores industriales. En la mayoría de los casos, estos residuos terminan en incineradoras. El programa de reciclaje Chainge de IGUS ofrece una alternativa mucho más ecológica.
 
El cliente solo debe realizar una limpieza superficial y entregar la cadena obsoleta y a cambio recibe un vale por valor de 0,62 €/Kg. IGUS se encarga de clasificar, triturar y almacenar los diversos plásticos que componen una cadena. Una vez finalizado este proceso, ya se pueden volver a utilizar para desarrollar productos hechos de plásticos técnicos, ya sea por parte de IGUS o de otras empresas.
 
Uno de los problemas que tuvimos que afrontar en los inicios del programa tuvo que ver con la logística necesaria para recolectar residuos de cadenas portacables. Existen estrictas normativas para evitar el envío irregular de residuos entre países y no puedes, por ejemplo, exportar los desechos a nuestra central de Alemania para que se reciclen allí.  Por eso, implantamos el proceso de reciclado en Barcelona”, nos detalla Diego Jiménez, director de la división de e-chain en IGUS España. 
 
“Hemos invertido en innovadores procesos químicos que permiten, mediante un reactor hidrotérmico catalítico, convertir residuos plásticos en petróleo en solo 25 minutos, incluso los hasta ahora no reciclables. El proceso utiliza menos recursos que la extracción de combustibles fósiles. En una sola planta se pueden llegar a reciclar 20.000 Tms./año de residuos, equivalentes al consumo de plástico de 6.000 coches o 5.000 hogares”.
 
IGUS decidió invertir hace dos años en la tecnología Cat-HTR de MURA y KBR, capaz de procesar residuos mixtos de polímeros compuestos (plásticos multicapa flexibles y rígidos con niveles de contaminación de materiales no plásticos (papel o materia orgánica, por ejemplo). En complementación con los métodos de reciclaje tradicionales, Cat-HTR da lugar a una gama más amplia de materias primas reciclables, por lo que puede contribuir a alcanzar los objetivos marcados en las distintas estrategias de Economía Circular que se han puesto en marcha en diversos lugares del mundo. La tecnología procesará los plásticos mezclados sin necesidad de segregación, incluidos PP, LDPE, HDPE, PP, PET y PS. Compañías como DOW también han depositado su confianza en esta tecnología, que recientemente ha recibido un nuevo impulso financiero de 100 millones de dólares.
 
Otro de los hitos de IGUS en materia de sostenibilidad se ha materializado a través de la igus bike, la primera bicicleta urbana del mundo fabricada con plástico reciclado. “Fabricamos bicicletas con un 90% de material reciclado, tanto el cuadro, como las ruedas, engranajes, frenos…y 100% resistente a la exposición a agentes naturales que provocan corrosión, como el agua salada o la arena. Todo ello, con casi 16 Kg. de basura plástica, fricción en seco y sin una gota de lubricación”, subraya la empresa en conversaciones con Plasturgia Sostenible.
 
IGUS es uno de los fabricantes líderes en el área de los sistemas de cadenas portacables y cojinetes plásticos de deslizamiento. La empresa familiar con sede en Colonia está presente en 35 países y tiene aproximadamente 4.150 empleados en todo el mundo. En 2021, facturó 961 millones de euros, un 32% más que en 2020. La empresa aspira a una producción climáticamente neutra para 2025. Actualmente cuenta con el 95% en el Alcance 1 y 2 (Protocolo de Gases de Efecto Invernadero). El año pasado, el especialista en "motion plastics" abordó varios proyectos. Entre otros, se sustituyeron un total de 100 máquinas de inyección antiguas por modelos un 40% más eficientes desde el punto de vista energético y se optimizó aún más la gestión de la energía. Este año, ha obtenido el certificado ISO correspondiente. Por otro lado, IGUS plantó 15.687 árboles en 23 países y los residuos plásticos de la producción que no pueden reciclarse directamente se redujeron en un 21%. El programa de reciclaje de cadenas portacables chainge también ha crecido en los últimos años y se ha implantado a nivel internacional.
Cesta
No hay noticias añadidas a la cesta.
ENVASES PLÁSTICOS PARA YOGURES Y POSTRES LÁCTEOS
La Guía de Compra de envases plásticos para yogures y postres lácteos identifica a 20 suministradores, si bien sólo los seis principales controlan algo más del 96% de las ventas. Es decir, pese a existir una gran variedad de proveedores para elegir, la mayor parte del mercado está concentrado en un puñado de empresas.
 
La reducción de polímeros empleados y la mejora de la facilidad de uso, están impulsando el uso paulatino de envases flexibles en yogures y postres lácteos, que mayoritariamente siguen siendo rígidos y semirrígidos pelables. Además, en este reportaje se precisan las ventajas y limitaciones de los materiales utilizados y los retos que plantean la sostenibilidad y los hábitos de los consumidores a este tipo de envases.
ENVASES PLÁSTICOS PARA EMBUTIDOS LONCHEADOS
La Guía de Compra de envases plásticos para embutidos loncheados identifica a 33 suministradores, si bien los tres primeros absorben más de la mitad del mercado. Si ampliamos el foco a los diez mayores proveedores, éstos cubren el 90% de las ventas, mientras que otras 23 compañías de envases se reparten el 10% restante.
 
Durabilidad frente a reciclaje
En los envases plásticos de embutidos loncheados, ¿cuáles son los polímeros más utilizados y qué cualidad aporta cada uno? ¿qué tipo de envase y sistemas de envasado hay disponibles? En este reportaje se analizan las soluciones que aporta el plástico a las exigencias de los envasadores de elaborados cárnicos (embutidos) loncheados; sus innovaciones y tendencias.