Desarrollan una técnica para calcular con exactitud el contenido reciclado de productos de plástico

Viernes, 25 de noviembre de 2022

Viernes, 25 de noviembre de 2022 | La incorporación de contenido reciclado en distintos productos plásticos se convertirá pronto en una obligación para la mayoría de fabricantes que trabajan con este material. Las legislaciones que entrarán próximamente en vigor obligarán a incorporar determinados porcentajes de materia prima reciclada en los artículos plásticos. Será necesaria una técnica fiable para calcular la cantidad de contenido reciclado de estos productos. Un equipo de científicos británicos ha desarrollado un método para conocer el contenido reciclado real de un producto plástico.
 
Actualmente, es complicado determinar con exactitud la proporción de contenido reciclado de un artículo plástico. Los métodos existentes son, según los responsables de esta nueva investigación, “inconsistentes”. Desde el departamento de Materiales de la Universidad de Manchester, Michael Shaver y su equipo de científicos, han presentado una técnica analítica basada en el fenómeno de la fluorescencia que es capaz de determinar el contenido reciclado en envases plásticos de un solo uso.
 
Los investigadores agregaron una molécula fluorescente llamada 4,4′-bis(2-benzoxazolil) estilbeno (BBS); a tres tipos de plástico: polietileno de alta densidad, polipropileno y tereftalato de polietileno. El 4,4-bis(2-benzoxazolil) estilbeno (BBS) es un aditivo de polímero aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y el Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de Productos Químicos (REACH) con propiedades fluorescentes únicas y alta estabilidad térmica. “Demostramos que las correlaciones lineales entre el contenido reciclado y las proporciones de emisión de fluorescencia proporcionan predicciones precisas del contenido reciclado en HDPE, PP y PET”, aseguran los investigadores.
 
Tras mezclar diferentes cantidades de esta molécula con las diversas variedades de plástico objeto de estudio, los científicos comprobaron que la intensidad de la fluorescencia variaba desde tonos azules hacia otros más verdosos. Aquellos plásticos que habían sido marcados con la molécula fluorescente tenían unas propiedades de fluorescencia únicas y muy difíciles de simular.
 
Tras comprobar este fenómeno, Shaver y su equipo han desarrollado una técnica para digitalizar los distintos grados de fluorescencia y hacerlos corresponder con cada uno de los porcentajes de contenido reciclado de cada material. Productos plásticos como envases de HDPE de distintos colores, polipropileno, PET o botellas de leche recicladas con aditivos incorporados; superaron las pruebas realizadas con esta técnica. Los investigadores aseguran que el método podría aplicarse a multitud de productos de plástico sin que la incorporación de la molécula BBS afecte a su calidad o aspecto.
 
Los autores del estudio creen que se trata de “un método único que puede suponer un hito en los esfuerzos globales para mejorar las tasas de reciclaje mecánico dentro de la industria del plástico” ya que los polímeros objeto de estudio representan el 40% del uso de plásticos en la UE. Este enfoque múltiple (intensidad de fluorescencia, vida útil y color) evita interrumpir los procesos existentes y permitiría la cuantificación de los componentes plásticos individuales posteriores. Es barato, fácilmente disponible y ya ha recibido la aprobación de FDA y REACH para su uso en la mayoría de las aplicaciones de contacto con alimentos en los rangos de concentración descritos.
 
Además, su incorporación tiene un impacto insignificante en el material y las propiedades de clasificación, y la cuantificación resultante no adolece de las debilidades comunes observadas en otras determinaciones de PCR, donde la auditoría de PCR es imposible debido a la incorporación de aditivos no controlada y no estandarizada, y las condiciones de procesamiento variables o la calidad del reciclado. Es también compatible con los procesos de fabricación existentes y la investigación confirma que no afecta a la calidad del reciclado.
Cesta
No hay noticias añadidas a la cesta.
ENVASES PLÁSTICOS PARA YOGURES Y POSTRES LÁCTEOS
La Guía de Compra de envases plásticos para yogures y postres lácteos identifica a 20 suministradores, si bien sólo los seis principales controlan algo más del 96% de las ventas. Es decir, pese a existir una gran variedad de proveedores para elegir, la mayor parte del mercado está concentrado en un puñado de empresas.
 
La reducción de polímeros empleados y la mejora de la facilidad de uso, están impulsando el uso paulatino de envases flexibles en yogures y postres lácteos, que mayoritariamente siguen siendo rígidos y semirrígidos pelables. Además, en este reportaje se precisan las ventajas y limitaciones de los materiales utilizados y los retos que plantean la sostenibilidad y los hábitos de los consumidores a este tipo de envases.
ENVASES PLÁSTICOS PARA EMBUTIDOS LONCHEADOS
La Guía de Compra de envases plásticos para embutidos loncheados identifica a 33 suministradores, si bien los tres primeros absorben más de la mitad del mercado. Si ampliamos el foco a los diez mayores proveedores, éstos cubren el 90% de las ventas, mientras que otras 23 compañías de envases se reparten el 10% restante.
 
Durabilidad frente a reciclaje
En los envases plásticos de embutidos loncheados, ¿cuáles son los polímeros más utilizados y qué cualidad aporta cada uno? ¿qué tipo de envase y sistemas de envasado hay disponibles? En este reportaje se analizan las soluciones que aporta el plástico a las exigencias de los envasadores de elaborados cárnicos (embutidos) loncheados; sus innovaciones y tendencias.