Jueves, 22 febrero 2024

Logo Plásticos y Caucho

?Contribuye decisivamente a hacer realidad nuestra visión de una economía circular", ha manifestado Thorsten Dreier, director de Tecnología de COVESTRO. FOTO (COVESTRO)

RECICLADOS

Acuerdo de suministro

COVESTRO utilizará el benceno y tolueno que ENCINA obtiene a partir de residuos plásticos posconsumo

Jorge Rodríguez

24 de enero de 2024

COVESTRO, multinacional líder en polímeros de alto rendimiento con cuatro plantas de producción en España, y ENCINA, fabricante estadounidense de productos químicos circulares, han alcanzado un acuerdo de suministro a largo plazo de materia prima circular químicamente reciclada derivada de plástico posconsumo al final de su vida útil. ENCINA suministrará a COVESTRO benceno y tolueno.

ENCINA prevé que sus instalaciones de producción a escala global entrarán en funcionamiento a finales de 2027. Para COVESTRO, el acuerdo firmado es el primer contrato de adquisición importante que involucra materias primas circulares recicladas químicamente, por lo que se trata de un gran paso hacia la circularidad total a la que aspira la compañía. También ayudará a reducir las emisiones de alcance 3 para COVESTRO y sus clientes.

ENCINA suministrará a COVESTRO benceno y tolueno obtenidos a partir de plásticos posconsumo

"La capacidad de obtener materias primas a partir de plásticos usados ??para la fabricación de nuestros productos contribuye decisivamente a hacer realidad nuestra visión de una economía circular", ha manifestado Thorsten Dreier, director de Tecnología de COVESTRO. "Esto se debe a que estas materias primas no sólo permiten la reutilización de plásticos usados, sino que también tienen una menor huella de carbono, lo que conduce a productos finales más sostenibles".

El benceno y el tolueno son materias primas fundamentales para producir espumas de poliuretano rígidas y flexibles y plásticos de policarbonato.

El benceno y el tolueno son materias primas importantes en los procesos de fabricación de COVESTRO. Se utilizan para la producción de disocianato de metileno difenilo (MDI) y disocianato de tolueno (TDI), respectivamente. MDI y TDI son materias primas fundamentales que se utilizan para producir espumas de poliuretano rígidas y flexibles, que se usan en aplicaciones como aislamiento de electrodomésticos y edificios, así como muebles y asientos de automóviles.

En España, COVESTRO dispone de cuatro centros de producción

El benceno también se puede utilizar para la síntesis de fenol y acetona, materias primas para fabricar plásticos de policarbonato, que se utilizan en aplicaciones de alta calidad para la industria automotriz, electrónica, TI y otras industrias.

La tecnología catalítica patentada de ENCINA produce materia prima circular con una huella de carbono más baja en comparación con las basadas en combustibles fósiles y un rendimiento alto.

La tecnología de ENCINA puede nutrirse de aquellos plásticos que menos se reciclan, como el polipropileno (PP) o poliestireno (PS).

El proceso se basa en la tecnología de pirólisis desarrollada para producir carbón limpio, que se ha adaptado para producir carbón activado. Con la idea de optimizar el rendimiento de un subproducto denominado gas de pirólisis (hidrocarburo rico en aromáticos producido tradicionalmente para el craqueo al vapor de la nafta), ENCINA adaptó el rendimiento de su producción de benceno, tolueno y xileno (BTX) a un volumen de carbón al 6-8%. Tras perfeccionar el proceso, y en la búsqueda de conseguir la neutralidad en carbono, la empresa comenzó a experimentar con desechos plásticos.

Los ingenieros de la compañía se dieron cuenta de que si pudieran incluir desechos plásticos en la unidad de alimentación sin que el rendimiento se viera reducido, estarían reciclando, con lo que gran parte de las emisiones generadas se compensarían. No sólo descubrieron que el rendimiento no se reducía. Cuantos más desechos plásticos agregaban, mayor era el rendimiento de la producción de BTX.

Otra de las ventajas que aporta esta tecnología es que puede nutrirse de aquellos plásticos que menos se reciclan, materiales como el polipropileno (PP) o poliestireno (PS). “Afortunadamente para nosotros, nuestro proceso funciona mejor con plásticos diferentes al PET o HDPE. Esto se debe a que la pirólisis es una tecnología de fuerza bruta que es relativamente insensible a la calidad de la materia prima. Mientras que otras tecnologías de reciclaje químico pueden desmantelar un polímero y liberar los monómeros, la pirólisis desgarra el polímero y produce una variedad de hidrocarburos básicos. Se pierde más energía consumida para producir el polímero original, pero esta deficiencia se compensa con la capacidad de la pirólisis para manipular plásticos sin clasificar, plásticos difíciles de reciclar y plásticos contaminados con otros materiales”, explica ENCINA.

En España, COVESTRO dispone de cuatro centros de producción

David Roesser, director Ejecutivo de ENCINA ha destacado que la compañía “se enorgullece de trabajar con COVESTRO, una empresa con una larga trayectoria de innovación y compromiso con la sostenibilidad. Este acuerdo representa el comienzo de lo que esperamos sea una asociación duradera entre nuestras empresas mientras trabajamos para crear una verdadera economía circular y lograr un futuro en el que nada se desperdicie".

No sólo se reutilizarán plásticos usados, también se reducirá la huella de carbono, lo que conduce a productos finales más sostenibles.

La visión de COVESTRO de volverse completamente circular se basa en cuatro impulsores clave: el uso de materias primas alternativas, el reciclaje innovador y la energía renovable, así como la participación en soluciones conjuntas. El acuerdo con ENCINA supone un hito pionero en la incorporación de tecnologías innovadoras de reciclaje, en este caso el reciclaje químico de plástico al final de su vida útil, a la producción de COVESTRO.

En España, COVESTRO dispone de cuatro centros de producción que actualmente emplean a más de 500 personas. En Tarragona, cuenta con un centro de producción de MDI, precursor necesario para producir espumas de poliuretano; un centro logístico de distribución de ácido clorhídrico; e infraestructuras disponibles para otras empresas del Parque Químico.

Por su parte, el centro de Barcelona (Zona Franca) se dedica a la fabricación de resinas para recubrimientos y adhesivos, cuyos sectores finales de aplicación son la industria de la automoción, textil, madera y construcción, entre otros.   

En Barcelona, COVESTRO también alberga un centro de desarrollo de productos destinados a recubrimientos de madera y las unidades de comercialización de las divisiones de Coatings & Adhesives y Engineering Plastics.   

En Parets del Vallès (Barcelona) cuenta con un centro de producción, de aplicación y de investigación y desarollo de resinas acrílicas y poliuretanos para su uso en recubrimientos, adhesivos y otras especialidades.   

En Santa Margarida y Els Monjos (Barcelona) produce y comercializa resinas de poliéster (en escamas) para su uso en recubrimientos. Los tres centros de la división de recubrimientos y adhesivos de España operan ya con electricidad de origen renovable en su totalidad.